Dale un respiro a la dieta

  • Las comidas navideñas son duras, pero la dieta posterior es aún peor. Sí te has propuesto perder peso, regálate algún aperitivo saciante.
  • Una lata de atún,unos mejillones o unas sardinillas en conserva son alimentos perfectamente aptos en dietas normales de adelgazamiento.
  • Visualiza o descarga en PDF el número de febrero de el mensual.
Pepinillos en vinagre muy adecuados para un picoteo
Pepinillos en vinagre muy adecuados para un picoteo
GTRES

Las ya lejanas Navidades han dejado, quizás, algún kilo de más aquí y allá y el firme y repetido propósito anual de bajar de peso. Conseguirlo requiere mucha fuerza de voluntad, perseverancia y también un conocimiento adecuado de los alimentos y sus propiedades. Rendirse a tan solo unos días de haber empezado a comer más saludablemente es un mal muy común. Evita la posibilidad de que ocurra incluyendo de tanto en tanto en tu dieta almuerzoso meriendas con un toque más atractivo,que te permitan salir de la rutinaria verdura hervida con carne o pescado a la plancha.

A continuación te ponemos en la pista de algunos productos ricos, saciantes y permitidos generalmente en las dietas de adelgazamiento. Y recuerda, si alguna vez has de pecar con un dulce, una tarta o un helado, minimiza al máximo los daños: procura que sea siempre en una merienda o almuerzo, nunca como postre o acompañando a una comida principal. El éxito está en tu mano.

1. Almendras, avellanas o nueces. Los frutos secos son una fuente rica en fibra y vitaminas,y reconstituyen rápidamente. Lo ideal es ingerirlos crudos, pero si no es posible, escoge siempre el horneado antes que el frito y evita los que lleven excesiva cantidad de sal en la superficie. El inconveniente es su elevado aporte calórico, así que procura que la ración no sobrepase nunca un puñadito de almendras o avellanas y unas cuatro o cinco nueces.

2. Pescado en conserva. Por sorprendente que parezca, una lata de atún al natural o en aceite de oliva (bien escurrida), unos mejillones o unas sardinillas en conserva son alimentos perfectamente aptos en dietas normales de adelgazamiento. Acompañados de un biscote de pan no están mal para un aperitivo de fin de semana, ¿no?

3. Manzana asada. O cómo comer fruta sin tener la sensación de estar tomando algo aburrido.  Prepárala en el horno (mejor si es tipo reineta) con una cucharada de edulcorante, una pizca de canela y regada con un poco de limón y un cuarto de vaso de agua. Es un placer poder picar algo tan dulce sin remordimientos.

4. Brochetas de tomates Cherry con queso fresco desnatado. Aliñadas con unas gotas de aceite de oliva virgen extra y orégano o con un toque de vinagre de Módena. Su aderezo es precisamente lo que las hace más saciantes, y su sabor rompe con los habituales de una dieta. Puedes añadirles pepino o pimiento; eso sí, que el queso sea 0% materia grasa.

5. Infusiones. Parece un tópico, pero no lo es. Un poleo edulcorado o un té con una nube de leche calma la ansiedad y la necesidad de ingerir algo dulce después de la comida. Puede tomarse a cualquier hora, incluso con hielo para sustituir a un refresco.

6. Pepinillos en vinagre. Su sabor intenso los hace muy atractivos para el picoteo, y al fin y al cabo sigue siendo una verdura. Tienen solo18 kCal por cada 100 gramos y apenas aportan grasas. No ocurre lo mismo con las aceitunas, cuyo aporte energético es mucho mayor.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento