Fotos zulo
El zulo oculto debajo del suelo del domicilio de uno de los detenidos. AGENCIAS
Una banda organizada dedicada presuntamente al tráfico de drogas y a cometer robos con violencia en viviendas y oficinas de la Costa del Sol y el levante almeriense ha sido desmantelada en una operación en la que han sido detenidas ocho personas.

A la organización, asentada en la costa de Almería y con movilidad en el litoral malagueño, se le imputan robos con violencia e intimidación, robos con fuerza, tenencia ilícita de armas, asociación ilícita, falsedad documental y tráfico de estupefacientes.

Se le imputan robos con violencia e intimidación, tenencia ilícita de armas, asociación ilícita, falsedad documental y tráfico de estupefacientes

Según informó hoy el Cuerpo Nacional de Policía, la investigación, denominada "operación Galati", desarrollada por agentes de Málaga y Almería, se inició el pasado mes de enero, tras el aumento de robos en oficinas y despachos profesionales de la capital almeriense.

Se pudo determinar que el grupo había sido supuestamente autor de los robos en la sede del Partido Político GIAL y en una empresa de Molina de Segura (Murcia).

Tras las primeras pesquisas, se comprobó que este grupo participó en un robo con violencia que se produjo en una vivienda de la localidad malagueña de Fuengirola, cuando sus inquilinos se encontraban en su interior.

A punta de pistola

Antes de cometer el robo, los integrantes de esta banda habían estado en el domicilio para interesarse por los helicópteros de aeromodelismo que el inquilino se dedica a vender.

En un cortijo registrado se descubrieron en cautiverio dos tigres de bengala, un mono, un loro y numerosos perros de presa

Los autores del robo, tras apuntar a los ocupantes del inmueble con una pistola, los amordazaron e inmovilizaron con una cinta americana para sustraerles efectos que posteriormente aparecieron en los registros efectuados en Almería.

En la investigación se descubrió que la banda se dedicaba, además, al tráfico de sustancias estupefacientes.

En el domicilio de uno de los principales imputados se halló un zulo camuflado en el vestidor del domicilio principal y, entre los efectos intervenidos en los cuatro registros, se encontraron tres armas de fuego, diversa munición, siete coches, tres helicópteros de aeromodelismo de aficionados y diversa cantidad de droga.

Además en un cortijo registrado se descubrieron en cautiverio dos tigres de bengala, un mono, un loro y numerosos perros de presa.