Parroquia de los Romanones
Imagen de la parroquia de los Romanones (Granada), en donde se ha destapado una presunta trama de abusos sexuales de religiosos a menores. ÁNGELES HUERTAS

La iglesia de San Juan María Vianney en el barrio del Zaidín siguió este miércoles su ritmo normal pese a la imputación de su vicario parroquial en el caso del clan de los Romanones de abusos a menores que investiga el juzgado de Instrucción 4 de Granada. El sacerdote sigue oficiando misa y organizando los grupos de catequesis, como pudo comprobar 20minutos tras conversar con el párraco por teléfono.

En el caso hay diez curas y dos seglares imputados. Solo tres fueron suspendidos 'a divinis' por el Arzobispado de Granada al interponerse la denuncia en la Fiscalía en octubre. Más tarde fueron detenidos y puestos en libertad. Este martes, el juez levantó el secreto de sumario del caso e imputó a 7 religiosos más.

Pero de momento, el Arzobispado no se quiso pronunciar sobre si siguen ejerciendo sus funciones como sacerdotes. Es más, su gabinete de comunicación dijo desconocer los nombres de los acusados. "La Iglesia tiene abierta su propia investigación que aún continua en secreto y por lo tanto no se conocen las medidas a tomar o incluso si estos sacerdotes imputados son los mismos presentes en la causa interna", apuntaron fuentes de la Diócesis.

En Órgiva el secretario indicó que el religioso se había ausentado un momento

El juez les ha dado diez días a las partes para que informen sobre la "posible prescripción" de los delitos que se les imputa a cada uno.

20minutos llamó este miércoles a las parroquias de Motril, Ogíjares y Zafarraya y en ellas estaban, al menos contestando al teléfono, los imputados en el caso, quienes no quisieron hacer declaraciones. En Órgiva el secretario indicó que el religioso se había ausentado un momento.

Javier Muriel, el abogado de supuestos cabecilla del clan, otros dos curas y el profesor de Religión detenidos en noviembre, dice que sus defendidos "están tranquilos y contentos por el levantamiento del sumario". Por su parte, Jorge Aguilera, letrado del joven que denunció, afirma que están a la espera de que el juzgado reciba las pruebas periciales del material informático incautado en la casa de los sacerdotes y del análisis de conducta de su defendido.

Consulta aquí más noticias de Granada.