El experto informático que la OTAN envió a Estonia para examinar la ola de ataques a las redes oficiales de internet de ese país volvió a Bruselas hace varios días, informaron hoy fuentes de la organización.

Añadieron que el experto estuvo en Estonia "aproximadamente una semana" como observador y elaborará un informe que se presentará a las autoridades aliadas.

Las fuentes negaron que los ataques a las redes de internet estonias hayan causado alarma en la OTAN: "alarma no es la palabra que usamos, aunque lo tratamos muy seriamente", y lamentaron que el asunto "se ha exagerado" en algunos medios de información.

Alarma no es la palabra que usamos, aunque lo tratamos muy seriamente

El experto enviado pertenece al centro de respuesta a incidentes informáticos de la Alianza Atlántica, y regresó aproximadamente el fin de semana pasado, agregaron las fuentes, que recalcaron que "estuvo allí cuando era importante, su trabajo ya está concluido".

Además, insistieron en que la labor del técnico fue la de "observador", ya que "los estonios tienen una buena idea de qué hacer".

La decisión de enviarlo fue tomada en una conversación del secretario general de la organización, Jaap de Hoop Scheffer, con el presidente estonio, Hendrik Ilves, al principio de la crisis.

El sabotaje a algunas redes oficiales de internet estonias comenzó tras el traslado del monumento a los soldados soviéticos muertos durante la Segunda Guerra Mundial, una cuestión que generó incidentes en Estonia y en torno a la embajada de ese país en Moscú.

Las fuentes no pudieron precisar si el experto había vuelto ya para la reunión que mantuvieron el pasado lunes en la sede de la OTAN el secretario general y el ministro estonio de Defensa, Jaak Aaviksoo.