Una sofisticada técnica fotográfica no invasiva ha permitido a los investigadores descubrir más detalles sobre la anatomía de Ötzi, el conocido Hombre de Hielo momificado que fue hallado en un glaciar de los Alpes en 1991.

Ya en ese momento se apreció a simple vista que el cadáver de 6.000 años de antigüedad, sorprendentemene bien conservado, tenía varios tatuajes en su piel.

Esta técnica permitió llegar a los tatuajes profundamente grabados en las capas de la piel y que ya no son reconocibles para el ojo humanoVarios estudios desde entonces han investigado y desglosado estas marcas en la piel. Pero ahora, con el uso de una técnica que él mismo desarrolló, Marco Samadelli, un científico del EURAC-Instituto de Momias y el Hombre de Hielo, ha llevado a cabo un mapeo completo de todos los tatuajes en el hombre del glaciar. Se trata de algunos de los tatuajes más antiguos documentados en el mundo.

En el proceso han tropezado con un tatuaje antes desconocido en su caja torácica. Se trata de una marca muy difícil de distinguir a simple vista porque su piel se ha oscurecido mucho con el tiempo. La tecnología fotográfica más sofisticada ahora ha permitido identificar también los tatuajes en las capas profundas de la piel.

Samadelli fotografió el cuerpo de la momia desde diferentes ángulos usando un procedimiento multi-espectral que cubre toda la gama de longitudes de onda del infrarrojo al ultravioleta. Esto permitió llegar a los tatuajes profundamente grabados en las capas de la piel y que ya no son reconocibles para el ojo humano para ser mostrados con gran precisión.

Podrían ser un tratamiento

Las 61 marcas de la piel descubiertas en el cuerpo de Ötzi consisten en líneas de 0,7-4 cm de largo, en su mayoría dispuestas en grupos de dos, tres o cuatro líneas paralelas, y también incluyen dos cruces.

Los tatuajes recién descubiertos en la caja torácica ahora han vuelto a abrir el debate sobre el papel de los tatuajes en los tiempos prehistóricosLos tatuajes recién descubiertos en la parte inferior derecha de la caja torácica son sorprendentes, porque las otras marcas se encuentran sobre todo en la parte baja de la espalda y las piernas entre la rodilla y el pie. A causa de las diferentes ubicaciones de los tatuajes, algunos investigadores sospechan que las marcas eran parte de algún tratamiento médico terapéutico, una especie de acupuntura para aliviar el dolor en las articulaciones.

Los tatuajes recién descubiertos en la caja torácica ahora han vuelto a abrir el debate sobre el papel de los tatuajes en los tiempos prehistóricos. Esta investigación ha dado a los investigadores una nueva pieza para añadir al rompecabezas cuando se trata de dilucidar si los tatuajes prehistóricos tenían una importancia terapéutica, simbólica o religiosa.