El nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó este miércoles una de las prioridades del nuevo Gobierno será "la renegociación de la deuda griega con los socios para una solución que beneficie a todos". "Tenemos un plan griego para hacer reformas sin incurrir en déficit, pero sin las obligaciones asfixiantes", de los últimos años, dijo Tsipras en su primer Consejo de Ministro y su primera declaración tras el triunfo de Syriza en las elecciones del domingo.

Tsipras, afirmó además que el Gobierno "de salvación social" debe "acabar con el clientelismo político y la corrupción" y aplicar las "reformas que no se han podido hacer durante 40 años". "Estamos aquí para acabar con el clientelismo político y con la corrupción y para poner fin al Estado que funcionaba contra los intereses de la sociedad", dijo Tsipras en su primer Consejo de Ministro y su primera declaración tras el triunfo de Syriza en las elecciones del domingo.

Así, las prioridades del nuevo Gobierno serán renegociar la deuda, luchar contra la corrupción y la evasión fiscal, ayudar a las pymes y luchar contra el desempleo.

No debemos olvidar que las expectativas del pueblo son muchas El líder izquierdista afirmó que "Grecia está lista para contribuir a una solución para toda Europa", y celebró que para mañana mismo esté prevista la visita del presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y el viernes la del presidente del Eurogrupo, Jeroen Djisselbloem. "Las negociaciones con ellos serán muy útiles", aseguró.

Prioritario es además "el reinicio de la economía", ayudar a "las pequeñas empresas que están en riesgo de bancarrota", y una "política para reducir el desempleo". "Este Gobierno es el primero de una nueva era. No tenemos derecho a cometer errores", afirmó para añadir que el Ejecutivo no debe olvidar que es "un Gobierno de salvación social", que tiene que devolver a los ciudadanos "la sensación de seguridad y de dignidad".

Por ello, sostuvo, es importante "renegociar la deuda y salir de la austeridad asfixiante". "Debemos dejar claro que ningún ciudadano está solo frente a la crisis", recalcó el jefe del Ejecutivo.

Tsipras aseguró que para el Gobierno de Syriza "no hay vencedores ni vencidos", y añadió: "Somos el Gobierno de todo los griegos e intentaremos conseguir el máximo consenso posible".

Recordó que el nuevo Ejecutivo tan solo consta de 10 ministerios y que este hecho "no es una decisión de carácter simbólico", sino una "primera muestra" de las reformas que se pretenden hacer sobre el funcionamiento del Estado.

"No debemos olvidar que las expectativas del pueblo son muchas. No nos piden cambiarlo todo inmediatamente, pero nos piden trabajar sin respiro", subrayó.