El director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, dio ayer la bienvenida a los 232 guardias civiles destinados a Cataluñanya que se incorporarán próximamente a sus destinos en este territorio.

Los nuevos agentes se unirán a los 4.700 que prestan servicio en Cataluña, sobre todo en la provincia de Tarragona y parte de la de Barcelona en la que todavía no se han desplegado los Mossos d'Esquadra.

La mayoría de los nuevos agentes, 85 en total, se incorporarán a diversos destinos en la provincia de Barcelona.

La mayoría, hasta 28, realizarán tareas de vigilancia en el puerto y otra parte importante irá a parar a los cuarteles de Sitges, Sant Vicenç dels Horts, Vilafranca del Pendès, Martorell, Olesa, Esparraguera y Sant Andreu de la Barca.

Otros 53 guardias irán destinados a diversos puestos de Tarragona y 17 a Girona, mientras que 16 se incorporarán a la sección fiscal de La Seu d'Urgell (Lleida), como principales destinos.