En los dos últimos años, la cifra de puntos negros en la región gallega, se ha reducido a más de la mitad.

Actualmente, existen en Galicia35 tramos de riesgo, según la Dirección General de Tráfico, lo que suponen 29 menos que en 2004.

Las cifras de siniestralidad también presentan una mejora notable.

La cifra de siniestros en puntos negros bajó de 279 en 2004 a 132 el año pasado.

Lo mismo sucedió con el número de fallecidos. De los 15 muertos de 2004 se ha pasado a 4 en el 2006. El número de heridos se redujo de 458 a 226.

Sin embargo, Galicia todavía cuenta con zonas muy peligrosas.

A Coruña se sitúa como la décima ciudad española en zonas peligrosas.

La DGT define un punto negro como  "aquel emplazamiento perteneciente a una calzada de una red de carreteras en el que durante un año natural se hayan producido 3 o más accidentes con víctimas con una separación entre uno y otro de 100 m".