Roger Daltrey
El vocalista de The Who, Roger Daltrey, durante un directo en Madrid. (EFE) EFE

The Who volvió a pasar por Madrid como un ciclón para presentar Endless Wire, su último disco tras 24 años sin grabar en estudio.

En un concierto que fue de menos a más, era inevitable la comparación con su última actuación, hace menos de un año.

En breve anécdota se quedó el final de Who Are You, tema en el que el sonido sucumbió ante la energía acumulada

I Can't Explain abrió el recital, como entonces, y en breve anécdota se quedó el final de Who Are You, tema en el que el sonido sucumbió ante la energía acumulada por la banda y los asistentes.

Si bien no llenaron esta vez el Palacio de los Deportes -unas 10.000 personas-, los que tuvieron la suerte de presenciar el magnífico recital se rindieron ante clásicos como Behind Blue Eyes o Baba O'Riley, el primer momento cumbre de la noche.

El nuevo disco debía obtener protagonismo, ya que era la excusa perfecta para embarcarse en esta nueva gira, con lo que canciones como Fragments, A man in a purple dress o Mike Post Theme, un tema este último que ya adelantaron hace diez meses, entraron a escena. Pero el público demandaba clásicos y más clásicos.

Cuando Pete Townshend y Roger Daltrey tiraban de archivo la metamorfosis de los asistentes era evidente. Y es que el respetable, algo frío al comienzo, cambiaba de registro con tanta facilidad como los acordes del maestro Townshend, que deleitó a propios y extraños a base de repertorio y 'molinillos'.

Cuando Townshend y Daltrey tiraban de archivo la metamorfosis de los asistentes era evidente

Así, el carismático guitarrista y la poderosa voz del atlético Roger Daltrey se sacaron de la chistera temas tan rompedores como The Kids are all Right, Substitute, My Generation o Won't Get Fooled Again que acabaron por enloquecer a un público que ya había disfrutado de una versión acústica y reducida del mítico 'Quadrophenia'.

Era el momento idóneo para retirarse a esperar la reacción del respetable... algo fácil de adivinar: en plena efervescencia tras un momento realmente álgido, la gente pedía más al grito de who, who, who... y entonces llegaron los bises: Pinball Wizard no podía faltar a la fiesta y abrió una tanda de media hora en la que tampoco escasearon sencillos de 'Tommy', como el guiño a Hendix, Amazing Journey, o el gran See Me, Feel Me.

The Who, que también pasó por Bilbao con Loquillo como telonero, cerró así un concierto muy esperado tras subsanar, hace diez meses, una carencia de más de 40 años sin pasar por España.

Tras la promesa cumplida de ese concierto, quedan ahora dos incógnitas: ¿les quedarán a los británicos fuerzas para volver y deleitar al público con una entrega íntegra de 'Quadrophenia' como han afirmado recientemente? ¿Tardarán más de diez meses en hacerlo?