El debate televisivo del miércoles por la noche entre los candidatos a la Alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián y Alberto Ruiz-Gallardón, continúa levantado ampollas. El candidato socialista despertó el enojo de Gallardón al preguntarle abiertamente si había intercedido por alguien involucrado en la operación Malaya (en concreto, por la testaferro de Roca, el cerebro de la trama marbellí). Gallardón ignoró la pregunta, al considerarla una intromisión en su vida privada. Ayer, Sebastián volvió a lanzar a Gallardón la cuestión, ya que argumenta que está relacionada con la gestión del alcalde. Éste se defendió asegurando que no quiere entrar en el debate y afirma que él y Sebastián tienen «dos formas diferentes de analizar la ciudad» y  de «entender la política».