El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, planteó ayer sus dudas sobre si han «ido demasiado allá» en la anulación de las candidaturas electorales de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y Abertzale Sozialistak (AS).

El responsable del Ministerio Fiscal indicó que algunos consideran la Ley de Partidos una «especie de Guantánamo electoral» y recordó que en algunos pueblos vascos y navarros se han quedado casi sin candidaturas para los próximos comicios.

«Ha colado»

Un día después de que el Tribunal Supremo prohibiera la inscripción en el Registro de Partidos de Acción Nacionalista Vasca, el fiscal general admitió que «es posible que nos hayamos pasado, pero ha colado».

Además añadió que la decisión del Supremo demuestra que las propuestas de ilegalización presentadas por la Fiscalía y la Abogacía del Estado eran constitucionales.

Conde-Pumpido aseguró que la izquierda abertzale «no tiene privado su derecho al voto» y explicó que en el procedimiento empleado por la Fiscalía para evitar que Batasuna esté en las elecciones «ha funcionado el bisturí, no el garrote».

El fiscal general del Estado también recordó que estarán atentos a la aparición de circunstancias jurídicamente que puedan ser motivo para ilegalizar a ANV.

Batasuna respalda a ANV

Miembros de Batasuna y representantes de la izquierda abertzale respaldaron ayer, en Pamplona, a EAE-ANV en una conferencia de prensa en la que esta formación política aseguró que el PSN-PSOE y Nafarroa Bai han acordado no modificar el estatus institucional de Navarra.

La conferencia contó con la participación de representantes de Batasuna como Ainara Armendáriz, Xabier Vélez o Jaime Iribarren.