El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, advirtió ayer al PP de que para ganar las elecciones hace falta credibilidad, y dijo que no la recuperarán hasta que «digan a los ciudadanos que mintieron con las armas de destrucción masiva y que nos intentaron engañar el 11-M».

Además pidió el voto también de los que «no nos votaron en las generales», porque el Ejecutivo ha demostrado haber gobernado para todos». Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, afirmó ayer en Barcelona que el argumento «favorito» de la izquierda es la «deslegitimación del adversario y su intento de excluirlo como sea», y subrayó que su partido «sabe pactar» y «puede pactar y acordar políticas con cualquier fuerza que esté en el sentido común».