Una de cada cinco parejas necesita someterse a un tratamiento de reproducción asistida para concebir un hijo, es decir, el 20% de los sevillanos. «La esterilidad es un tema de pareja. No hay culpables», explica Manuel Fernández Sánchez, director de la clínica IVI de Sevilla. En este centro, en el 40% de las parejas ellas tienen entre 35 y 40 años, un 25% son mayores de 40, un 10% quieren ser madres solteras y el resto, un 25%, tiene pareja y ella es menor de 35 años. El retraso de la maternidad y el estrés de hoy disminuyen las posibilidades de quedarse embarazada. Hay estudios en IVI que indican que no poder tener hijos genera estrés y ansiedad, algo que afecta al 61% de las mujeres y al 21% de los hombres.

Últimos avances

Desde mayo de 2006, las mujeres pueden crioconservar (congelar) sus ovocitos para salvaguardar su capacidad reproductiva de cara al futuro. «En un mes hemos recibido 20 solicitudes de sevillanas que desean este servicio», dice Sánchez. Tienen riesgo de perder la fertilidad debido a la edad o a tratamientos agresivos de quimio y radioterapia. Hasta hace poco, la única posibilidad era recurrir a óvulos de una donante. En quince días, IVI Sevilla logrará la primera autorización de la Junta para poder descongelar y utilizar esos ovocitos.

Ellos también se animan a congelar su semen y a autorizar en su testamento a que sea empleado si fallecen. Si ocurre, la mujer tiene 12 meses para usarlo, según la ley.

¿A qué edad salta el reloj biológico?

Los expertos señalan que se observa una clara disminución de la capacidad reproductiva a partir de los 35 años, acentuada a los 40. Por ello recomiendan acudir al médico para someter a la pareja a un estudio de esterilidad cuando son menores de 35 años y llevan un año buscando un embarazo que no llega. También, si es mayor de 35 años y en seis meses no logras gestar.