Una historia de amor bailada
La música es de Joaquín Pardinilla y Alberto Artigas.
Una pareja yace en un lecho. Chico y chica se despiertan y tratan de vivir un beso que no pudieron completar. Es el comienzo de Amares, el nuevo espectáculo de la compañía de Miguel Ángel Berna, que se estrena hoy en el Principal.

La obra es una versión de la historia de los Amantes de Teruel, una coreografía sobre el amor más allá de la muerte. Juan de Marcilla (Miguel Ángel Berna) e Isabel de Segura (Mayte Bajo) están enamorados, pero sus familias no les dejan estar juntos y mueren juntos después de que ella se hubiera casado con otro.

La idea se la sugirieron a Berna en Teruel, durante la presentación de otro espectáculo, pero creyó que no la llevaría a escena porque «la veía fuera de contexto, con mucha caspa». Sin embargo, tras conocer la ciudad y el trabajo de la Fundación Amantes, que une tradición y modernidad, el bailarín se enamoró de la historia y decidió llevarla al escenario.

La música corre a cargo de Joaquín Pardinilla y Alberto Artigas, fiel colaborador del bailarín. La escenografía es de Jorge Gay, y la coreografía, del propio Berna. «El riesgo ha sido cómo contar la historia desde el punta, tacón, patadica y vuelta», señala el artista.

Amares permanecerá en el Teatro Principal durante todo el fin de semana y en verano se presentará en Teruel, en el Festival Puerta del Mediterráneo, y en Madrid.

* Teatro Principal. Hoy y mañana, 21 horas. Domingo, 19 horas. 5-30 euros en taquilla, www.cai.es y cajeros CAI.

Con la música en la sangre

El zaragozano Miguel Ángel Berna comenzó a bailar a los ocho años y en 1990 formó su primera compañía. Espectáculos como Rasmia, Solombra y Mudéjar le dieron fama y reconocimiento y le llevaron de gira por todo el mundo. Desde julio de 2005 su compañía es la residente del Ayuntamiento de Zaragoza. Su último montaje ha sido Savia Nueva, en el que ha compartido escenario con la cantante aragonesa Carmen París. Todas sus coreografías se inspiran en tradiciones o paisajes aragoneses y llevan el sonido de la castañuela.