La actriz de origen ucraniano asegura, en declaraciones a la revista People, que le resulta divertido ganar peso por el embarazo y que se prepara para la maternidad leyendo libros y charlando con sus amigas que ya han sido madres.