Es el tercer trabajador muerto esta semana. El conductor Nicolás H. J., de 39 años y vecino de Amorebieta, se encontraba realizando maniobras para aparcar su camión, junto a un hipermercado, en Irún.

Para ajustar mejor su vehículo a la furgoneta que tenía detrás, decidió bajarse, pero olvidó dejar el freno de mano activado. El camión se deslizó y le atrapó entre la furgoneta. Murió en el acto. Eran las 08.00 horas.

Con éste, ya son tres los trabajadores muertos esta semana, y 25 en Euskadi este año, según el sindicato Comisiones Obreras.

Además, ayer, otro trabajador, de 38 años, resultó herido al cortarse con una máquina rotaflex. El accidente ocurrió poco después de las dos de la tarde en una empresa de Berriz.

Mientras tanto, el Gobierno vasco anunció ayer que aumentará un 30% el presupuesto destinado a reducir la siniestrabilidad laboral. El departamento de Trabajo pretende con esta inversión que el número de accidentes se reduzca al menos un 17% para el año 2010.