A sus 16 años, Lola Rodríguez estudia el bachillerato científico para poder cumplir su deseo de ir a la universidad y hacer psicología. Otro de sus sueños, el de ser reina del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, puede que llegue antes. Lola es una de las diez aspirantes que este lunes ha presentado oficialmente su candidatura para optar a ese título, un gran paso con el que busca aportar su "granito de arena" en la lucha por romper las barreras de la discriminación: es la primera menor transexual que se presenta y que podría llegar a ser reina del Carnaval en Canarias.

Sobre su transexualidad, confiesa que "todos al final acabaron respetándolo", algo que para ella fue muy positivo "Es un vestido detallista y muy luminoso, es lo que puedo adelantar", cuenta al otro lado del teléfono Lola, que durante estos días previos a la gala de la reina vive "un cúmulo de sentimientos": ilusión, nervios, y también miedo por tener la oportunidad de "transmitir un mensaje positivo y quitar los prejuicios sobre las personas transexuales, quiero llevar a todos una idea positiva", remarca Lola.

Pese a su corta edad tiene las ideas claras: "Una sociedad sin discriminación es una responsabilidad de todos", sostiene Lola. Al dar el paso y presentarse a esta candidatura "yo me comprometo a poner mi granito de arena", dice. Y anima también al resto a que lo hagan.

Otra razón por la que decidió presentarse es para poder cumplir su sueño. "Siempre me ha gustado el carnaval, como buena canaria. Desde pequeña tuve ese sueño, me veía todos los concursos, fue algo que siempre quise hacer", explica Lola.

Sobre su transexualidad, confiesa que "todos al final acabaron respetándolo", algo que para ella fue muy positivo. "Al principio hay desinformación, pero una vez se da a conocer, cambias la mentalidad de los que te rodean. Los profesores también siempre me han ayudado, he estado en un entorno muy positivo", reconoce.

Ahora, Lola trata de compaginar el ajetreo que supone presentarse a este certamen con sus estudios y su tiempo de ocio: "Hago deporte porque me gusta, me encanta también bailar, salir con mis amigas los fines de semana, ir de compras...", enumera esta estudiante, que con sólo optar a este premio ha logrado tirar el muro de la invisibilidad de las menores transexuales.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.