La británica Jacqueline Moore, de 49 años, conocida como la Viuda Negra en la diputación cartagenera de Tallante, se enfrenta a una pena de entre 8 y 15 años de cárcel por matar en 2002 a su marido y después descuartizar e incinerar el cuerpo en una barbacoa. A falta de conocer la pena definitiva, habrá que restar los casi tres años que lleva en prisión preventiva para determinar cuándo saldrá a la calle. La acusada fue trasladada el miércoles por la noche a la cárcel de Sangonera tras conocerse la decisión del jurado popular que la considera culpable. Su hijo, George Ross, durmió fuera de prisión después de ser absuelto por el jurado.