El Gobierno británico autorizó ayer una ley que permite la utilización de embriones híbridos de humanos y animales con fines científicos. Estos embriones, un 99,9% humanos, permitirán luchar contra las enfermedades degenerativas. Pero será ilegal que crezcan más de 14 días o sean implantado en un útero.