En pleno parque de Castrelos , en el pulmón de la ciudad, Abel Caballero presentó su programa de medio ambiente entre remolinos de polen.

Y lo hizo con los objetivos de la Agenda 21 en la mano.

Es decir, lo que debe ser la hoja de ruta de la ciudad para desarrollar un plan sostenible que abarca, no sólo la gestión de residuos, sino todos los ámbitos de la ciudad: desde el urbanismo hasta el tráfico, pasando por el ruido.

 

Todos sin excepción se plantean una nueva forma de cobro del agua que beneficie a los ahorradores.

Abel Caballero

Humanización. Por toda la ciudad, creando espacios verdes y zonas de estar.

Transporte. Negociar con Vitrasa para conseguir unas condiciones mejores y que los vigueses dejen el coche.

Ruido. «Tolerancia cero». Aplicará la nueva ordenanza a toda la ciudad.

Agua. Saneamiento integral. Está estudiando un nuevo sistema de cobro: se penará a los que más consuman.

Corina Porro

Policía de parques. Brigada de mantenimiento.

Carril bici. Por todas las zonas de la ciudad.

Nueva depuradora. Punto clave para el saneamiento. Tardará cuatro años.

Humanización. Contenedores soterrados.

Agua. Baldeo de calles con agua no potable. Revisar la factura con Aqualia.

Sol. Paneles solares en las instalaciones municipales.

15.000 m2. Para crear un gran parque.

Santi Domínguez

Saneamiento. Separación de las aguas pluviales de las fecales para mejorar la limpieza de la ría.

Agua. Bonificaciones a los ahorradores. Racionalizar el ciclo del agua.

Sol. Elaborará una ordenanza de captación solar para el aprovechamiento de esta energía.

Alumbrado. Plan de eficiencia energética para renovar el alumbrado público.

Residuos. Planta de triturado de residuos vegetales.

Concienciar. Mediante campañas de información.

Manoel Soto

Árboles. Plantará 16.000.

Transporte. Concienciar y mejorar el servicio para reducir las emisiones de gas de los coches.

Limpieza. Acabará con los grafitti.

Saneamiento. Hará dos depuradoras: en el puerto y en el Lagares. Separación pluviales y fecales.

Brigadas a pie de ría. Patrullas que protejan y limpien el mar a diario.

Escuela. Aula de ecología.

Campañas, pero con cambios

Los candidatos hablan de concienciar a la ciudadanía de cómo debe gestionar los recursos naturales por medio de campañas de información. Hasta ahí, todo bien. Pero de lo que se trata es de no mandar mensajes contradictorios a los vigueses. Hace dos veranos tuvimos sequía y el Gobierno local pedía que la gente se duchara en vez de darse un baño. Sin embargo, Aqualia, aunque ahorraras, te seguía cobrando 30 euros.