Macabro hallazgo de
Marta y Gabriel recuperan vivo a uno de los galgos. (Sos Galgos).
«Pura sarna». Marta y Gabriel, un matrimonio de Burgos que colabora con asociaciones en defensa de los animales como Sos Galgos, recibió, a finales de abril, el aviso de que en una finca de los alrededores de Burgos, ciudad en la que residen, había varios animales abandonados y sobreviviendo en una situación penosa.

Decidieron acercarse a la finca, frecuentada por mendigos y drogadictos, donde fueron recibidos por un cachorro de galgo en actitud cariñosa, que como si de una llamada de socorro se tratase, se dejó coger. El cachorro presentaba un aspecto horrible: lleno de pulgas, no conservaba apenas pelo: «Era pura sarna», según confirmaría después una veterinaria.

Marta y su marido hallaron en el lugar a otro animal. Era un galgo afgano moribundo, tumbado en una pequeña habitación llena de bolsas de basura.

Una rápida exploración del lugar les dejó un sinfín de imágenes horrendas: habitaciones llenas de excrementos de perros y restos putrefactos de dos galgos, uno dentro de un pozo lleno de basura y otro del que sólo quedaba el cráneo.

Maurice y Chevalier, que es como fueron bautizados los dos galgos supervivientes, tuvieron un final feliz y se encuentran en perfecto estado.