En esta prueba piloto, que no tiene validez legal y se celebrará entre el 1 y el 18 de febrero, participarán los 52 municipios - uno por cada provincia, además de Ceuta y Melilla - de mayor censo que, sin ser capital de provincia, no superen los 100.000 electores.

'Se ha pretendido que el censo electoral que podrá participar sea lo suficientemente extenso y representativo, involucrando a la totalidad de las comunidades y provincias al objeto de que no se planteen agravios comparativos', dijo Interior en un comunicado.

La muestra contará con un censo potencial de cerca de un 6 por ciento del total, un número considerado 'manejable' por el Gobierno para el éxito de la experiencia.

Los ciudadanos podrán votar tras obtener un certificado digital expedido especialmente para la prueba, que se podrá solicitar en las oficinas de registro habilitadas por los Ayuntamientos. A partir de ese momento, podrán emitir su voto desde cualquier ordenador que disponga de una conexión a Internet.

La difusión de los resultados de la prueba se realizará una vez se hayan hecho públicos los resultados provisionales de la votación del 20 de febrero, para que esta información no influya en la consulta europea.

Con este experimento, el Gobierno pretende seguir avanzando en los trabajos normativos y técnicos necesarios para que en el futuro se puedan celebrar procesos electorales online con eficacia jurídica.

Aunque en esta prueba sólo podrán participar electores residentes en España, en el futuro, especialmente una vez implantado el DNI electrónico, los españoles residentes en el extranjero podrían ser uno de los colectivos a los que aplicar el voto por Internet, dijo el ministerio.

/Por Blanca Rodríguez/