Como predecían casi todos los analistas, el nuevo presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, nombró ayer primer ministro a su mano derecha y arquitecto de su campaña, François Fillon.

El Elíseo hizo público el nombramiento a las 9.50 horas de ayer, poco después de que ambos políticos se reunieran para desayunar.

El decimonoveno primer ministro de la V República es un político de perfil bajo, con amplia experiencia ministerial y que no genera animosidad en la izquierda. Su nombramiento como jefe de campaña de Sarkozy se produjo en la primavera de 2005, cuando tuvo que abandonar su cartera de ministro tras una de las remodelaciones del anterior titular del cargo, Dominique de Villepin.

El propio Villepin recibió ayer a su sucesor en Matignon, la sede del primer ministro, para celebrar a continuación la ceremonia oficial del traspaso de poderes.

La primera tarea de Fillon será perfilar la composición del Gobierno. Éste estará formado por quince personas y deberá respetar la paridad prometida en campaña entre hombres y mujeres.

La lista definitiva se espera que se haga pública durante la mañana de hoy, con vistas a celebrar horas después un consejo extraordinario de ministros. Según la Constitución francesa, el primer ministro propone a los candidatos, y éstos son nombrados por el presidente de la República. Sin embargo, son en realidad los dos máximos dirigentes de la V República quienes acuerdan el reparto de carteras.

Entre los nombres que parecen claros está el de Alain Juppé, bajo cuyo mando sirvió dos años (1995-1997) Fillon como ministro de Tecnologías de la Información.

Un político hábil  y moderado

François Fillon, de 53 años, casado y con cinco hijos, tiene fama de ser un hábil reformador, algo útil ante los cambios en el Estado francés prometidos por Sarkozy. Conocedor del presidente desde hace 20 años, su acercamiento se produjo tras la derrota de la derecha en las elecciones generales de abril de 2004 y tras el ‘no’ de los franceses a la Constitución europea. Ha sido ministro en cuatro ocasiones, en dos de ellas de Educación. Estudió Derecho y Ciencias Políticas y le gusta el alpinismo, el footing y los coches.