Con una puesta en escena que recordaba la película Bienvenido Mr Marshall todo apuntaba que lo que menos importaba en el mitin fueran las propuestas de Gobierno. Y así fue. Soraya bajó de Madrid a ‘provincias’ para lanzar insultos y descalificaciones varias contra el alcalde. Incluso le acusó de ganar las elecciones por «suerte», dudando de la eficiencia del sistema electoral. Así que apeló al voto responsable –un nuevo sinónimo del voto útil–.

Y por fin el plato fuerte, la ministra. Ya vaticinó Javier León que hasta el día 27 pasarían todos los ministros por Valladolid a insultarle. Hoy no ha sido la excepción. La ministra explicó la mala gestión popular en Castilla y León y lo fantástica que sería la suya, en ese momento debió de darse cuenta de que ella ya está en el poder y no ha hecho nada por Valladolid, así que salió airosa justificando la ausencia de inversión en Medio Ambiente en nuestra ciudad, porque el equipo de gobierno local no había indicado donde hacerlo. Ver para creer.