‘Okupación’ de la Oficina de la Vivienda contra la especulación
Protesta ayer en Habitatge.
El movimiento social, ayer representado por la Assemblea d’Okupes, Justícia i Pau, la Comissió de Drets Humans del Col·legi d’Advocats y un centenar de entidades, reclamó ayer eficacia contra la especulación inmobiliaria, mientras un grupo de jóvenes irrumpía en la Oficina d’Habitatge.

Criticaron la utilización partidista que de la okupación hacen los partidos en la campaña electoral, «como cortina de humo» para eludir aportar soluciones.

Arcadi Oliveres, presidente de Justícia i Pau, entidad integrante del Consell de la Ciutat, recordó iniciativas válidas que fueron rechazadas por el «tripartito, como la expropiación de las viviendas sin ocupar». Jaume Asens, del Col·legi d’Advocats, abogó por despenalizar la okupación, basándose en un informe de las Naciones Unidas y criticó el modelo barcelonés enfocado al turismo, «sin tener en cuenta a sus habitantes». Recordó que en Barcelona hay 80.000 viviendas abandonadas.

Cerca de 15 jóvenes okuparon la Oficina d’Habitatge en la Rambla del Poble Nou, bajo el lema: Está todo fatal, pasamos a la acción. En 72 horas, un centenar de inmobiliarias han aparecido con silicona en la cerradura.