El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, alardeó el miércoles por la noche en un acto político de UPN que hizo en 20 minutos un viaje de más de 50 kilómetros.

Sanz declaró que la nueva autovía entre la capital navarra y Logroño "me ha permitido a mí venir a Allo en veinte minutos" y "no nos ha parado la policía", bromeó.

Las críticas a estas declaraciones no se han hecho esperar, al igual que sucedió con las que hizo en su día el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, que defendió el consumo moderado de vino al volante y criticó que

"¿Qué le pasa a la derecha con la carretera?"

La vicepresidenta del Gobierno de España, María Teresa Fernández de la Vega, criticó que Sanz dijera en un mitin que realizó un trayecto de casi 60 kilómetros en 20 minutos, se preguntó "qué le pasa a la derecha con la carretera".

"Hace hace unos días fue con el vino y ahora se presume de pasar los pueblos de dos en dos. Dónde se ha visto gobernantes que presuman de incumplir la ley", aseveró.

La Policía

El presidente de la Agrupación Profesional de la Policía Foral (APF), Juantxo Zabalza, criticó este jueves que Miguel Sanz "frivolice" sobre la velocidad de conducción en carretera, y comentó en este sentido a Efe que "seguro que el presidente ha hecho esas declaraciones en una situación distendida y en un tono jocoso y coloquial", aunque apeló a la "responsabilidad" en las declaraciones de Miguel Sanz.

"Todos sabemos que no es recomendable frivolizar con lo que hoy en día representa una seria lacra en nuestra sociedad, que son los accidentes de tráfico en nuestras vías debido al exceso de velocidad", dijo Zabalza, quien aseveró que, como presidente de la Agrupación Profesional de la Policía Foral, "yo jamás haría unas declaraciones de semejante calibre".