El nido familiar se convierte en una jaula
Xavier Ripoll encarna a Nick, el joven italoamericano presionado por el amor familiar. (Focus)
Ésta es una triste comedia, que hace reír y llorar, que llega al corazón y al estómago. Es la historia de Nick, un soltero que cena cada domingo con sus cuatro abuelos. Una rutina que se rompe cuando el joven anuncia que ha encontrado trabajo y se va a vivir al otro lado del país.

Esta familia italiana asentada en el barrio neoyorquino de Brooklyn es la protagonista de Passat el riu, una obra con apuntes autobiográficos, escrita por Joe DiPietro y ahora dirigida por Oriol Broggi en el teatro Romea hasta el 17 de junio.

Como los padres y hermanos de Nick se han marchado a vivir a otras ciudades, los abuelos, deseperados, urden un plan para evitar que el único descendiente que permanece a su lado los abandone.

Los ancianos, interpretados por Jaume Pla, Àngels Poch, Jordi Banacolocha y Marissa Josa, planean buscarle a su nieto, encarnado por Xavier Ripoll, una novia en Brooklyn, encarnada por la actriz Míriam Alemany.

La comedia, traducida al catalán por Jordi Fité, plantea el dilema del joven entre el amor a su familia y el derecho a vivir su propia vida, entre el sentido práctico americano y el sentimentalismo italiano.

La música, protagonista

La música tiene un papel protagonista, desde el jazz, las canciones italianas e irlandesas hasta el Love me tender, de Elvis Presley.

* Teatre Romea (Hospital, 25-29). Hasta el 17 de junio. 16-25 euros.