Ecologistas en Acción denunció ayer una nueva tala de dos hectáreas de pinos en la polémica gravera de San Román de Hornija (Valladolid) para extraer más áridos. Los pinos se encuentran amontonados listos para prenderlos fuego «como han hecho en otras ocasiones». Esta organización explicó que la tala se ha producido en una zona donde la obtención de áridos ha sido prohibida el pasado 27 de abril por el Tribunal Superior de Justicia, que anuló los permisos dados por la Junta y el Ayuntamiento.