Fue el vecino del 7º del edificio número 183 de Travesía de Vigo quien alertó a los bomberos. El humo llenaba todo el patio interior, pero el origen del fuego estaba en el 9ºB. Allí, un chico que estaba cocinando bajó a tirar la basura y olvidó las llaves dentro de la vivienda. La sartén en el fuego fue la causante de las llamas que destrozaron la cocina. Alertados por el humo, prácticamente la totalidad de las personas que en ese momento estaban en el edificio optaron por abandonar su vivienda mientras los bomberos actuaban. «No se podía respirar», aseguraba una de las afectadas junto a decenas de vecinos. Los bomberos desplazaron hasta el lugar tres camiones y la Policía se vio obligada a cortar el tráfico en la zona. Sin embargo, no hubo que lamentar daños personales y las llamas se extinguieron en media hora.