Blair se despide (Efe)
El primer ministro británico, Tony Blair, saluda a sus seguidores a su salida del club laborista Trimdon de su circunscripción de Sedgefield EFE/Raoul Dixon EFE

El primer ministro británico, Tony Blair, abandonará el anglicanismo y se convertirá al catolicismo tras dejar el Gobierno el próximo 27 de junio, según un sacerdote próximo al político laborista.

El buen pastor

El sacerdote Michael Seed, que ha convertido ya a otros políticos y aristócratas al catolicismo y que dice semanalmente misa para el matrimonio Blair en su residencia de Downing Street, predijo recientemente a un grupo de amigos que el político laborista daría ese paso, informaba este miércoles el diario The Times.

Blair tendría que pasar por algunos sacramentos como la comunión y la confirmación
Contactado por el periódico, Seed no negó haber hecho ese comentario, pero especificó que no sabía si Blair será recibido "formalmente" en el seno de la Iglesia católica, para lo cual tendría que participar en una ceremonia conocida como el rito de iniciación cristiana para los adultos, seguida de la confirmación y la comunión.

"Ha ido a misa todos los domingos. Va solo cuando está en el extranjero, y no se limita a hacerlo cuando está en compañía de su esposa (católica) y sus hijos", explicó Seed.

Católico por deseo

Otra fuente de la Iglesia consultada por el periódico precisó que Blair es ya católico "de deseo" y no necesita como tal una conversión formal.

"Es un católico ecuménico. Es un católico liberal y en su vida privada, un católico romano", dijo esa fuente.

Un portavoz de Downing Street declinó comentar las palabras del padre Seed y dijo que la historia del paso de Blair al catolicismo lleva tiempo "circulando de una forma u otra".

"El Primer Ministro sigue siendo miembro de la Iglesia anglicana", añadió el portavoz.

Voy a misa para que mi esposa e hijos puedan rezar juntos

El propio Blair se ha mostrado siempre reacio a discutir sus creencias religiosas aunque ha admitido que va a misa para que su esposa y sus hijos, todos ellos católicos, puedan rezar juntos.

Blair ha sido criticado por la jerarquía católica por comulgar en la misa católica.

El cardenal Basil Hume, ex arzobispo de Westminster, le envió un escrito en cierta ocasión pidiéndole que se abstuviese de comulgar en Londres, aunque precisó que estaba bien que participase en ese sacramento durante sus vacaciones en Toscana (Italia) pues allí no había una iglesia anglicana.

Problema de Irlanda del Norte

Según el historiador Graham Stewart, si Blair se ha mostrado reacio a convertirse al catolicismo durante su etapa en Downing Street, ello puede deberse al problema de Irlanda del Norte.

El Act of Settlement de 1701, ley que regulaba la sucesión, prohibió "para siempre" a los católicos, o casados con católicos, ocupar el trono de Inglaterra.

Sin embargo, el Acto de Emancipación Católica de 1829 permitió a los católicos ingresar como diputados en el Parlamento y ocupar cualquier cargo político excepto el de monarca, lord canciller, regente y lord teniente de Irlanda, entre otros.