Antártida
Tres expediciones realizadas entre 2002 y 2005 fueron necesarias para que un equipo internacional de científicos descubriera 585 nuevas especies de crustáceos en el mar de Weddell. (Wiebke Brökeland/EFE). EFE
Esponjas carnívoras, 585 especies de crustáceos y cientos de enormes gusanos nuevos han sido descubiertos en las oscuras aguas del Océano Antártico, lo que sugiere que en estas profundidades pudo originarse gran parte de la vida marina, según publica un equipo de expertos en la revista Nature.

El equipo, que extrajo muestras de una profundidad de hasta 6.348 metros, encontró una diversidad de vida animal inesperadamente rica.

Los resultados desafían la creencia de que la diversidad marítima del Océano del sur es pobre

"El profundo Océano Antártico es potencialmente la cuna de la vida de las especies marinas globales", dijo Angelika Brandt, del Instituto Zoológico y Museo Zoológico de la Universidad de Hamburgo, Alemania

"Los resultados de nuestra investigación desafían la creencia de que la diversidad marítima del Océano del sur es pobre", agregó.

Muchas de las especies halladas pertenecen a los tipos existentes en el mundo, sobre todo en el Ártico, mientras otras parecen ser exclusivas de las aguas antárticas, según los especialistas.

Las especies únicas suelen ser del tipo que no se propagan fácilmente, lo que sugiere que los océanos oscuros y fríos del sur pueden haber sido la fuente de varios tipos de vida marina, según los investigadores.

"Ahora entendemos mejor la evolución de las especies marinas y cómo se adaptan al clima y a los ambientes", dijo en un comunicado Brandt, que lideró la expedición.

Nuevas especies

Entre las nuevas criaturas que documentaron hay una esponja carnívora con forma de calabaza llamada Chondrocladia, gusanos nadadores y 674 especies de isópodos, un orden diverso de crustáceos que incluyen cochinillos, piojos o ciempiés marinos.

De los crustáceos isópodos, 585 especies nunca habían sido vistas.

De los crustáceos isópodos, 585 especies nunca habían sido vistas
Entre los años 2002 y 2005, los investigadores extrajeron muestras de agua y sedimento de 774 a 6.348 metros de profundidad del Mar Weddell y áreas adyacentes.

La caza fue sorprendentemente rica.

"Lo que alguna vez se creyó un abismo monótono, es en realidad un medio ambiente dinámico, variable y biológicamente rico", dijo Katrine Linse, bióloga marina de British Antarctic Survey, en un comunicado.

Los investigadores dijeron que el Mar Weddell es una fuente de agua profunda importante para el resto del océano.

Las especies pueden entrar en las profundidades del mar desde plataformas continentales más cercanas a la superficie.

Los animales que se propagan fácilmente, como los unicelulares foraminífera, eran similares a aquellos encontrados en otros océanos.