El vicealcalde de Sevilla y concejal de Urbanismo, Emilio Carrillo, acusó hoy al PA de intentar convertir la campaña electoral para las próximas elecciones municipales en una "payasada" al sacar a relucir el conflicto de la mezquita, y aseguro que el electorado "castiga a los payasos".

Preguntado en rueda de prensa sobre la postura del Equipo de Gobierno respecto a las afirmaciones andalucistas referidas a una posible financiación de la mezquita por parte de Al Qaeda y las reacciones de la Comunidad Islámica, Carrillo aseguró que la formación regionalista pretende que la campaña "vaya a trompicones", a base de "sacar a la palestra los cuatro o cinco asuntos conflictivos que pueda haber, como Remar o la mezquita, y que se pueden contar con los dedos de una mano".

Con ello, la campaña servirá "para lo que no debe servir", ya que, según expuso, debe hablarse de proyectos y propuestas de futuro, razón por la que instó a la oposición a hablar sobre sus propuestas en materia de vivienda protegida, empleo, barrios o movilidad, "porque son las cosas que interesan".

El resto es "marear la perdiz", dijo el vicealcalde hispalense, que acusó a los partidos opositores de "tener un programa oculto", alegando no obstante que ni el Equipo de Gobierno ni los ciudadanos "se van a dejar engañar".

La actual portavoz municipal de IU, Paula Garvín, reivindicó por su parte el derecho de las comunidades religiosas a pedir espacios propios, y realizó una defensa de la gestión de su partido al explicar que en esta ciudad "han gobernado todos, con todos los pactos posibles, y hemos visto lo que hacemos unos y otros".

"Es la primera vez que IU gobierna desde la transición democrática y la ciudad ha sufrido un vuelco, con la recepción de numerosos premios", defendió, recordando los galardones en materia de movilidad, atención social a inquilinos en situación de abuso o participación democrática que han propiciado que ahora "se hable de Sevilla en todos los foros internacionales".