El Prat
Varios aficionados del Espanyol esperan sentados en el suelo del aeropuerto de El Prat, en Barcelona. (Xavier Alsinet/ACN)

El presidente de la Federació de Penyes de l'Espanyol, Ramon Rius, y el presidente del Espanyol, Daniel Sánchez Libre, se reunirán hoy para estudiar qué medidas tomarán a raíz de la anulación de vuelos ayer en el Prat que dejó a más de 400 seguidores sin poder viajar a Glasgow a ver la final.

El club dará apoyo jurídico a los afectados que contrataron el viaje a través de la federación de penyes espanolistas pero no al centenar que no pudo viajar porque su vuelo se había también cancelado.

Desde ayer por la tarde nadie de la agencia Travel Galery ha respondido a la llamada de los aficionados estafados
Según ha explicado Pascual Olmedo, vocal de la federación, ayer por la tarde la agencia de viajes Travel Galery ya no respondió a sus llamadas y en sus oficinas ubicadas en la quinta planta del número 16 de la calle Junqueras en Barcelona no había ningún trabajador.

Contacto vía e-mail

Olmedo ha explicado que fue esta agencia la que contactó vía e-mail con la federación de penyes para ofrecerles la posibilidad de viajar a Glasgow con sus vuelos.

De las 377 personas que habían contrato el viaje con esta agencia, 194 consiguieron llegar al Hampden Park para ver la final después de llegar a Edimburgo y después desplazarse en autocar hasta Glasgow.

De los tres vuelos que debían salir ayer, uno no se presentó y dos no pidieron permiso a AENA para usar el aeropuerto
Por la mañana, la agencia respondió a las llamadas de los aficionados afectados y les aseguró que había sido la compañía aérea quien los había engañado pero que no se preocuparan porque podrían volar todos, según la versión de la federación de penyes que por la tarde ya no pudo contactar con la agencia.

El martes salieron dos aviones

Olmedo también ha explicado que el martes salieron dos aviones de El Prat contratados con esa misma compañía aérea con 167 y 255 aficionados respectivamente.

Se trata de una estafa en toda regla, según Olmedo, ya que los tres aviones que en principio estaban contratados no salió ninguno ya fuera porque no llegaron al Prat o porque no habían ni programado el vuelo.

AENA confirmó que había dos vuelos de los que no tenía constancia alguna de que iban a utilizar el aeropuerto.

Un grupo de aficionados fueron ayer hasta las oficinas de la agencia para pedir explicaciones pero no había nadie en su interior.