Adolfo Barrena fue el único diputado de IU en las Cortes aragonesas en la pasada legislatura, y ahora encara las elecciones del 27 de mayo "muy confiado" en las posibilidades de la coalición y en que, como "nadie va a tener mayoría absoluta", los pactos serán necesarios y sus votos, determinantes.

En una entrevista con EFE, el candidato de Izquierda Unida a la Presidencia de Aragón resaltó que el objetivo fundamental es "recuperar presencia en los ayuntamientos de Huesca, Zaragoza y Teruel" donde, se aventuró a decir, "vamos a ser el concejal determinante" y a tener la responsabilidad de decir qué gobiernos se forman y de qué tipo.

En general, tanto en las elecciones autonómicas como en las municipales, el compromiso de IU es "desbancar a la derecha", pero en la Comunidad de Aragón, según dijo, está empezando a resultar muy complicado porque "hay una parte de la izquierda, que es el PSOE, que está muy cómodo con la derecha", en referencia al PAR (los socialistas gobiernan con los aragonesistas desde hace ocho años).

Este profesor, nacido en Madrid hace 57 años y que se presenta por segunda vez a la Presidencia de Aragón, matizó que su planteamiento es "ir sacando a la derecha e ir obligando al PSOE a que se mueva hacia la izquierda" aunque, recalcó, hay un partido (CHA) que con las condiciones que pone se está "autoexcluyendo" y está "abriendo las puertas al PAR", facilitando que se reproduzca la actual coalición. Y en esta política de pactos a la que habrá que llegar tras el 27 de mayo, Barrena dijo que IU hará lo que siempre ha dicho, que es "facilitar programas de gobierno de progreso y de izquierdas".

Hay una parte de la izquierda, que es el PSOE, que está muy cómodo con la derecha

Si están dispuestos a hacerlos podrán contar con IU, pero lo van a tener que firmar antes" porque "somos muy serios y lo avisamos" y "no vamos a entrar en un reparto de carteras, ni de sillones, ni en una suma de votos para que después cada uno haga lo que quiera". En caso contrario, Izquierda Unida se dedicará a trabajar desde la oposición, creando tejido social y con la vista puesta en los tres retos que tiene Aragón y que son, según Barrena, el desarrollo del Estatuto de Autonomía, las comunicaciones, y solucionar la "macrocefalia de Zaragoza y su área metropolitana" para hacer una apuesta clara por la cohesión del mundo rural.

Redistribución de la riqueza

Para afrontar estos problemas y con un planteamiento "profundamente de izquierdas, con un componente republicano y laico", afirmó que hablarán de "redistribución de la riqueza" y para ello hay que "poner una cesta de impuestos en condiciones" para que quien más tiene, más pague. Ya que "quitar impuestos no es de izquierdas" y se impide el desarrollo del estado social y, por lo tanto, de los servicios públicos, y quien lo promete ahora en campaña electoral para pedir el voto "está engañando" porque después subirán las tasas o los impuestos del alcohol, la gasolina o el juego.

Otra cuestión sería dar "mucha, mucha, mucha participación a la ciudadanía", para que pueda hacer propuestas y evaluaciones más allá que "ir cada cuatro años a echar una papeleta". IU también plantea que las instituciones dejen de crear empresas públicas que sirven "para gestionar pero que no tiene control parlamentario", además de eliminar algunas ya constituidas como el consorcio sanitario o Aramón, que se dedica, a su juicio, a "especular en el Pirineo".

Izquierda Unida se dedicará a trabajar desde la oposición, creando tejido social

Desarrollo del mundo rural

Sin embargo apuesta por crear otras que estiman "tremendamente necesarias", como una que se dedicara a desarrollar en el mundo rural la industria agroalimentaria de calidad, ecológica, y sostenible. Sobre el urbanismo "salvaje, descontrolado y especulador" actual, dijo que produce "grandísimos negocios, que encarece la vivienda y que "marbelliza el Pirineo y benidormiza la estepa", y que sería necesario cambiar las leyes urbanísticas, del suelo y de ordenación del territorio y actuar sobre las viviendas vacías y solares, con gravámenes e impuestos, y hacer viviendas de protección no en propiedad sino en alquiler.

Especula la Iglesia, con el Seminario; el Ministerio de Defensa, con la venta de cuarteles; el Gobierno de Aragón, mediante Suelo y Vivienda, o el del Ayuntamiento de Zaragoza, que utiliza la venta y la recalificación de suelos para "pagar caprichos tipo Milla Digital" o el "azud del Ebro", lamentó,

La responsabilidad, en su opinión, la tiene fundamentalmente el tripartito PSOE-PAR-CHA, que son los que forman gobiernos, a veces en parejas y a veces en tríos, como en las Diputaciones Provinciales. Y para los que creen en un "mundo solidario", en una escuela pública y laica, en el derecho subjetivo a la vivienda, en una sociedad en la que no tiene cabida una base de la OTAN, y que piensen que "la Expo puede ser una ruina", lo más útil es el voto a IU, sentenció.