Condenada a dos años de cárcel una mujer acusada de incendiar un club de alterne en Bormujos

Una mujer acusada de provocar en el año 2012 un incendio en un local de alterne ubicado en la localidad sevillana de Bormujos debido a los celos por la presunta relación de su novio con una de las trabajadoras del prostíbulo ha aceptado una condena de dos años de cárcel, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

Una mujer acusada de provocar en el año 2012 un incendio en un local de alterne ubicado en la localidad sevillana de Bormujos debido a los celos por la presunta relación de su novio con una de las trabajadoras del prostíbulo ha aceptado una condena de dos años de cárcel, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

Las mismas fuentes han precisado que el juicio contra la acusada, identificada como N.M.T., estaba señalado en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla pero no ha llegado a celebrarse después de que la imputada reconociera los hechos y aceptara una pena de dos años de prisión por un delito de daños.

La Fiscalía de Sevilla, inicialmente, pidió siete años de cárcel por un delito de incendio para la procesada, que ha estado defendida en este proceso por el abogado Juan Manuel Gabella Ventura, del despacho Burear Abogados y Economistas.

Según expone el Ministerio Público en su escrito de conclusiones provisionales, consultado por Europa Press, la acusada, que trabajaba de forma discontinua en labores de limpieza del local de alterne, sospechó que su novio había tenido una relación con una de las mujeres del prostíbulo.

Fuego en un armario

Por este motivo, y sobre las 16,30 horas del 31 de marzo de 2012, la imputado buscó a esta trabajadora del local y forcejeó con ella en la cocina del inmueble, tras lo que la imputada subió a la primera planta de la casa, donde no había nadie, entró en una habitación y se dirigió a un armario empotrado, prendiendo fuego en su interior.

Seguidamente, bajó las escaleras y salió de la casa para, a continuación, llamar al timbre y decirle a una de las regentes del local "a ver si ardéis", tras lo que se produjo una explosión en el armario de la habitación a causa del fuego, que se propagó por la misma, alcanzando el humo al resto de habitaciones de la primera planta del inmueble.

Tras estos hechos, un juzgado de Instrucción de Sevilla acordó la prohibición de que la acusada se acercara a menos de 200 metros del club y de la trabajadora con la que forcejeó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento