Jhon Frank Pinchao
Jhon Frank Pinchao (Presidencia /HO / Reuters) Presidencia /HO / Reuters

El suboficial Jhon Frank Pinchao, quien vestía uniforme verde oliva y estaba demacrado y bajo de peso por el prolongado cautiverio, aseguró el miércoles que se escapó durante un cambio de campamento en medio de la selva, aprovechando una fuerte lluvia y la poca visibilidad.

Pinchao aseguró a periodistas que después de su fuga, a finales de abril, caminó durante 17 días por la selva del sureste del país antes de ser encontrado por una patrulla policial que lo evacuó a una zona segura.

En la última ocasión me encontraba con los norteamericanos; la última vez que los vi fue el 28 de abril

"En la última ocasión me encontraba con los tres norteamericanos (...), Ingrid Betancourt, el senador Luis Eladio Pérez y unos miembros del ejército y de la policía. La última vez que los vi fue el 28 de abril", afirmó Pinchao.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mantienen secuestradas a 60 personas entre políticos y efectivos del ejército y de la policía que buscan intercambiar con el Gobierno por miles de rebeldes encarcelados.

Además de Betancourt, quien completó cinco años secuestrada, las FARC mantienen como rehenes a Marc Gonsalves, Thomas Howes y Heith Stansell, capturados en febrero del 2003 cuando la avioneta en la que cumplían una misión antidrogas fue derribada por los rebeldes en el departamento del Caquetá.

Pinchao se convirtió en el segundo rehén que escapa de la guerrilla en los últimos meses. El 31 de diciembre el ex ministro Fernando Araújo escapó durante un operativo militar que intentaba rescatarlo, y después de caminar cinco días por una zona selvática del norte del país apareció sano y salvo.

Condiciones infrahumanas

Araújo fue nombrado meses después canciller por el presidente Alvaro Uribe, quien se niega a retirar al ejército y a la policía de una zona montañosa de 780 kilómetros cuadrados, en el sur del país, que las FARC exigen para que sus representantes y los del Gobierno se reúnan a negociar un acuerdo para liberar a los rehenes.

Sabemos que el rescate significa muerte, ya nos advirtieron

"Nos mantenían encadenados. Nos las colocaban a las seis de la tarde y dormíamos con ellas hasta las seis de la mañana, en unas ocasiones las mantuvimos por meses durante las 24 horas. Nos encadenaban del cuello de uno al cuello de otro", narró Pinchao al mostrar una cadena metálica y un candado.

Pinchao fue secuestrado el 1 de noviembre de 1998, durante un demoledor ataque de las FARC a la ciudad de Mitú, capital del selvático departamento del Vaupés, en el que fueron secuestrados 61 policías y otros murieron.

Algunos de esos rehenes fueron liberados casi tres años después en un acuerdo entre el ex presidente Andrés Pastrana y la guerrilla, que aún mantiene retenidos a los efectivos de más alto rango.

El suboficial reveló que en varias ocasiones helicópteros del ejército y la fuerza aérea han estado encima de los campamentos de la guerrilla y siempre los rehenes se ilusionan con un rescate aunque también saben que es posible que mueran.

"Sabemos que el rescate significa muerte, ya nos advirtieron: en el momento que llegue el rescate y no podamos sacarlos vivos, nos toca matarlos", afirmó al asegurar que algunos rehenes ven la muerte como una salida a su prolongado cautiverio.

Espero que mis compañeros regresen pronto

Las FARC mataron a tiros a un gobernador, un ex ministro de Defensa y a ocho militares en mayo del 2003 durante una fallida operación de rescate.

Las posiciones radicales del Gobierno y de la guerrilla han impedido llegar a un acuerdo que permita poner fin al drama de los rehenes.

"Espero que mis compañeros de cautiverio regresen pronto. Han quedado allá, pero yo se que algún día verán la luz de la libertad, que Dios los proteja, que tengan valor que al final de túnel se ve la luz", concluyó Pinchao en medio de llanto.