No todo va a ser PSOE o PP. En las próximas elecciones, también concurrirán muchos grupos con nombres menos familiares.

Por ejemplo, los Independientes por Armilla, que han apostado por un acrónimo singular (IDEA) añadiendo la E a las siglas naturales para que no se quedara en IDA. Y es que una sola letra tiene su importancia.

El Partido de los Habitantes de Ogíjares (PIHO) no se ha quedado en el trino de un pájaro por la hache. También es importante que transmita buenas vibraciones, como el PACIS., el Partido de Ciudadanos Independientes de Motril.

Aunque estos son fáciles de recordar y, sobre todo, de pronunciar, porque ¿cómo jalearán en los mítines al partido JPSF (Juntos por Santa Fe)?

Es fundamental que sea pronunciable y que sugiera cercania, no como el AEKA. (Por Kalaat Horra), partido de La Calahorra que parece de Basauri.

También se valora que impacte. Como el de Torrenueva El Grito, que sacó un concejal en el Ayuntamiento de Motril en los pasados comicios. Como nombre se lleva la palma y coincide con el título de un cuadro de Munch. Puro expresionismo.