El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, centró gran parte de su discurso en la necesidad de combatir el terrorismo que asola el mundo desde "Pakistán a las calles de París", y se reservó el derecho a actuar "unilateralmente" si fuera necesario. Del mismo modo, ha apostado porque el Gobierno trabaje para una "economía para la clase media".

"Permanecemos unidos con la gente de todo el mundo que ha sido atacada por terroristas, desde una escuela en Pakistán hasta las calles de París", dijo Obama en su discurso del Estado de la Unión ante el Congreso.

Seguiremos persiguiendo a los terroristas y desmantelando sus redes"Seguiremos persiguiendo a los terroristas y desmantelando sus redes, y nos reservamos el derecho a actuar unilateralmente, como hemos hecho sin descanso desde que llegué al poder, para acabar con terroristas que representan una amenaza directa para nosotros y nuestros aliados", añadió Obama en una aparente alusión a los ataques con drones.

Poco antes de acudir al Congreso para pronunciar su discurso, Obama habló por teléfono con el presidente de Francia, François Hollande, para revisar los avances de la investigación de los ataques terroristas en París de los días 7 y 8 de enero, en los que perdieron la vida 17 personas y tres atacantes.

Obama reafirmó su compromiso en proveer asistencia estadounidense a la investigación, que ha desencadenado operaciones antiterroristas y arrestos en varios países de Europa, algunas de ellas no relacionadas con los atacantes de París.

Asimismo, pidió al Congreso apruebe una legislación que asegure al país frente a los ciberataques cada vez más sofisticados. "Ninguna nación, ningún hacker debería ser capaz de hundir nuestras redes, robar nuestros secretos comerciales o invadir la privacidad de las familias estadounidenses, especialmente a nuestros más pequeños", aseguró el presidente.

Los transexuales y bisexuales, por primera vez en su discurso

Obama condenó, además, el "deplorable antisemitismo" que, a su juicio, ha resurgido en ciertas partes del mundo, al tiempo que rechazó los "estereotipos ofensivos" sobre los musulmanes. "Las personas que vivimos en Estados Unidos respetamos la dignidad humana, incluso cuando nos vemos amenazados; es por eso que he prohibido la tortura y trabajado para garantizar que el uso que hacemos de las nuevas tecnologías, como los 'drones', se limite debidamente", dijo Obama en su alocución, según el texto preparado distribuido a los periodistas.

Las personas que vivimos en Estados Unidos respetamos la dignidad humana"Es por eso que nos manifestamos en contra del deplorable antisemitismo que ha resurgido en ciertas partes del mundo. Es por eso que continuamos rechazando los estereotipos ofensivos sobre los musulmanes: la mayoría de quienes comparten nuestro compromiso con la paz", añadió.

"Es justamente por eso que defendemos la libertad de expresión y abogamos por la liberación de los presos políticos, condenamos la persecución de las mujeres o de las minorías religiosas, o de las personas que son lesbianas, homosexuales, bisexuales o transexuales", prosiguió el presidente en un discurso, que este año coincidió con el sexto aniversario de su investidura. Una mención a estos colectivos LGTB que pronuncia por vez primera en su Discurso a la Nación.

Y concluyó: "Hacemos todo esto no solamente porque es lo correcto, sino también porque acrecienta nuestra seguridad nacional".

Bajar la presión a la clase media

Ya en tema económico, en su penúltimo discurso sobre el Estado de la Unión como presidente y con un Congreso totalmente bajo control republicano, el presidente delineó sus nuevas propuestas para aumentar los impuestos a las grandes fortunas y bajar la presión fiscal a la clase media.

Criticó al Congreso por no haber aprobado un aumento del sueldo mínimo Obama pidió poner el acento en "guarderías, universidades, sanidad, hogar y retiro asequibles", al tiempo que criticó al Congreso por no haber aprobado un aumento del sueldo mínimo como pidió en el discurso del Estado de la Unión del año pasado.

Como contrapartida, propuso asegurar que los trabajadores reciben las compensaciones que merecen por horas extras, así como ampliar el derecho a excedencias por enfermedad o nacimiento.

El nuevo plan fiscal de Obama, ya revelado por la Casa Blanca, propone simplificar el código fiscal cerrando lagunas que permiten a las grandes fortunas pagar menos por ganancias de capital, así como aumentar del 23,8 al 28% el impuesto a dividendos de largo plazo, nivel vigente durante la presidencia de Ronald Reagan.

La Casa Blanca asegura que estas nuevas normas, así como un aumento de las retenciones a grandes instituciones financieras que se endeuden más de lo debido, permitirá recaudar 320.000 millones de dólares en diez años.

Esos fondos permitirían financiar beneficios fiscales para familias con los dos cónyuges trabajando, aumentar las ayudas para guarderías para niños menores de 5 años hasta los 3.000 dólares y consolidar los programas de ayuda universitaria para proveer hasta 2.500 dólares anuales.

Aún necesitamos leyes para reforzar, más que debilitar sindicatos y dar a los trabajadores una voz"Tener a los dos padres trabajando es una necesidad económica ahora más que nunca", dijo el presidente, que subrayó que "aún necesitamos leyes para reforzar, más que debilitar sindicatos y dar a los trabajadores estadounidenses una voz".

Obama destacó que el país crece ahora a su ritmo más rápido desde 1999 y en la actualidad hay más personas con cobertura sanitaria que nunca antes, al tiempo que el "boom" del petróleo no convencional hace a Estados Unidos "más libre del crudo extranjero de lo que ha sido en los últimos 30 años".

El gobernante presumió también de los datos de bajo desempleo, inflación y crecimiento que han sacado a Estados Unidos de su peor crisis económica de su historia reciente. "El veredicto es claro: la economía de la clase media funciona", dijo.

Luchará por sus reformas

Además, el presidente norteamericano amenazó con vetar cualquier intento de revocar sus reformas en materia de sanidad, inmigración o el sistema financiero.

"No podemos poner la seguridad de las familias en peligro con la eliminación de su seguro médico, o desmontar las nuevas reglas en Wall Street, o librar de nuevo batallas pasadas en materia de inmigración cuando tenemos un sistema de arreglarlo", afirmó el presidente.

No podemos poner la seguridad de las familias en peligro con la eliminación de su seguro médico"Y si un proyecto de ley viene a mi escritorio tratando de hacer alguna de estas cosas, conseguirá mi veto", subrayó el mandatario ante el Capitolio, que por primera vez en su mandato es de total mayoría republicana.

Los conservadores han tratado de tumbar su histórica reforma sanitaria de 2010 casi en medio centenar de ocasiones, mientras que han comenzado 2015 votando para anular las acciones ejecutivas en materia migratoria impulsadas de manera unilateral por el gobernante el pasado noviembre.

La reforma sanitaria es probablemente el mayor de sus logros políticos hasta la fecha, mientras que lograr una reforma migratoria integral con el acuerdo del Congreso es una de sus grandes promesas sin cumplir, por lo que Obama finalmente optó por tomar medidas ejecutivas hasta donde fuera necesario.

Asimismo, la reforma financiera Dodd-Frank, que impulsó al principio de su mandato y que pretende revisar las decisiones tomadas en Wall Street para no repetir una crisis como la de 2008, es otro de los caballos de batalla que tiene con los republicanos, que la consideran demasiado restrictiva.