La ‘Sala del 61’ del Tribunal Supremo (TS) decidió ayer por unanimidad prohibir la inscripción de Abertzale Sozialisten Batasuna (ASB) en el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior.

El tribunal estimaba así las demandas de ilegalización presentadas contra la formación aberzale por la Fiscalía y la Abogacía del Estado. El Supremo considera que el intento de inscribir a ASB forma parte del intento de la ilegalizada Batasuna de concurrir a las elecciones del próximo día 27.

En la vista celebrada ayer, el teniente fiscal, Juan José Martín Casallo, aseguró que el tratar de inscribir a ASB en el registro fue la primera fase de un intento de fraude, al que siguieron la presentación de las agrupaciones electorales y de Acción Nacionalista Vasca (ANV). El fiscal recordó que desde que fuera ilegalizada en 2003, Batasuna ha tratado siempre de estar presente en los comicios. Asimismo, recalcó la similitud de los órganos nacionales y locales de ASB con los de Batasuna, además de la existencia de dos cargos relevantes en la formación que lo eran también del partido ilegalizado.

Sesión de control

El presidente Zapatero aseguró ayer, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, que el Ejecutivo impugnó 386 candidaturas electorales herederas de Batasuna al amparo de la Ley de Partidos y rechazó aplicar esa ley según «el interés del capricho político» del líder de la oposición, Mariano Rajoy. Rajoy acusó al presidente de permitir que los representantes de ETA vuelvan a los ayuntamientos por no ilegalizar todas las listas de ANV.