Último atentado mortal de ETA en España
Dos Guardias Civiles murieron en el último atentado mortal de ETA en España, en 2009. ARCHIVO

ETA ha cometido en sus más de 50 años de historia un total de 2.472 acciones terroristas, según un detallado informe que los servicios antiterroristas de la Policía Nacional han enviado al juez Javier Gómez Bermúdez, que en estos momentos instruye una causa contra la banda terrorista por genocidio y crímenes de lesa humanidad, la primera de este tipo en España. El proceso está en fase de diligencias previas, por lo que el juez está recabando informes de la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Ertzaintza. El de la Policía cuantifica por primera vez en un único documento todas las acciones terroristas atribuidas a ETA desde sus inicios, entre los que están obviamente todos los atentados mortales, los secuestros, los ataques a sedes políticas y empresariales, o los ataque a bienes (por ejemplo, la colocación de una bomba en un repetidor de televisión). El informe también refleja las 829 víctimas mortales de ETA, utilizando los datos aportados por el Ministerio de Interior.

Por ejemplo, los miembros de la Guardia Civil han sufrido 352 ataques terroristas; los de las Fuerzas Armadas, 234; los de la Policía Nacional, 212; y los de la Ertzaintza, 11. El último atentado mortal de ETA se produjo en julio de 2009 en Palma de Mallorca (murieron dos guardias civiles). Los informes que maneja la Audiencia Nacional son, en cierta medida, novedosos, ya que hasta ahora no se había hecho un balance tan exhaustivo del terror desplegado por ETA en toda su historia. No son los únicos balances presentados recientemente. En diciembre de 2014, tres años después de que ETA decretara el cese definitivo de la violencia, la Secretaría General para la Paz y la Convivencia del Gobierno vasco presentó un informe de 67 páginas que analiza "la situación procesal" de los atentados terroristas mortales entre 1960 y 2014 cometidos en España, entre ellos los perpetrados por ETA.

El ministerio del Interior ha hecho varios recuentos en los últimos años sobre víctimas de ETA: 829, 843 o 856 La primera conclusión llamativa del informe del Gobierno vasco es que no hay un acuerdo unánime de cuántas muertes ha causado ETA. Interior contabiliza en su página web 829. Pero la propia Dirección General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo del ministerio aumenta la cifra a 843 (ya que incluye la muerte de gendarme francés Serge Nèrin a manos de un comando francés en marzo de 2010 y otros 13 casos dudosos), y añade además otras 12 víctimas más "por el radicalismo afín a la banda". En total, 855. Para echar más leña a la hoguera de la confusión, "otro informe de la Dirección General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo, elaborado en el año 2010 con motivo de la presidencia española de la UE, arroja 856 víctimas mortales de ETA".

Las víctimas del terrorismo también tienen su propio recuento. La Fundación de Víctimas del Terrorismo (FVT) comparte la cifra de Interior: 829. COVITE, por su parte, cifra en 858 el número de personas asesinadas por ETA. Fuera de este informe, el libro Vidas Rotas, escrito por Rogelio Alonso, Florencio Domínguez y Marcos García, y basado en una exhaustiva investigación de seis años, da también la cifra de 858 muertos. Esta disparidad de datos hace que la Secretaría de Paz califique como 44 los casos "controvertidos", atentados de autoría desconocida. Según su informe, ETA y sus grupos afines han asesinado a 849 personas.

Atentados sin esclarecer

Sobre esos 849 crímenes, la Secretaría de Paz del Gobierno vasco hace un exhaustivo balance de su situación procesal. Hay 197 sin esclarecer, un 23,2%, sumando los 170 que han sido sobreseídos y los 27 casos que han sido archivados. Sí existe sentencia sobre 546 crímenes. Otros 65 fueron amnistiados al verse afectados por la Ley de Amnistía de 1977. La Justicia española ha reabierto 18 casos en los últimos años y siete más han sido "expurgados", es decir, su expediente judicial ha sido destruido porque por su antigüedad no tienen visos de ser resueltos. De once casos no hay datos, dos están pendientes de diligencias y en otros tres la instrucción de la causa depende de las autoridades judiciales francesas. De todas las víctimas, 833 (98,11%) han sido indemnizadas por el Ministerio del Interior, concluye el informe.