Devastó 18.000 hectáreas por una supuesta negligencia. El jurado popular declaró ayer por unanimidad que dos responsables de Fecsa Endesa son culpables del gran incendio que asoló en 1998 la montaña de Aguilar de Segarra y exculpa a dos jóvenes detenidos como pirómanos.

En el veredicto del tribunal se concluye que la causa del fuego fue una chispa y al mal funcionamiento de las torres de alta tensión.

Además, quedó claro y demostrado que los responsables no ordenaron retirar los matojos producto de una poda de árboles.

Indemnización millonaria

El jefe de zona de Fecsa y el responsable de mantenimiento se enfrentan a penas de dos años de prisión. La eléctrica podría desembolsar 11 millones de euros en indemnizaciones, al demostrarse que la línea, datada de 1913, carecía de seguridad. Los dos jóvenes acusados se autoinculparon de los fuegos pequeños.