Huertos de la Maladeta
Un jubilado contempla los huertos de la calle Maladeta, en el barrio de Porta de Barcelona, que una veintena de personas cultivan en una parcela propiedad de Núñez y Navarro. PP Nou Barris

El constructor y expresidente del FC Barcelona Josep Lluís Núñez ha demandado a una veintena de jubilados del barrio de Porta, en el distrito barcelonés de Nou Barris, por los huertos que tienen plantados en un solar propiedad del empresario. El miércoles se celebrará la vista judicial por la denuncia por ocupación interpuesta por la constructora Núñez y Navarro.

Según publica este lunes El Periodico, el pequeño terreno, situado en la calle de la Maladeta, era propiedad del Ayuntamiento de Barcelona, que lo vendió a la constructora en 2007. Hace más de cinco años, un vecino decidió plantar un pequeño huerto, iniciativa que secundaron otros vecinos para evitar que la parcela se convirtiera en un vertedero o un pipicán, como ocurre en otra parcela cercana.

Una veintena de jubilados serán juzgados por los huertos que cultivan en un terreno de Núñez y NavarroEn septiembre, una secretaria judicial les entregó la denuncia y la citación para el juicio, que está previsto celebrar el 21 de enero a las 11.30 horas en la Ciudad de la Justicia, y en la que la empresa reclama una indemnización por daños y perjuicios. Los jubilados no entienden el por qué del juicio, pues aseguran que si la constructora les hubiera instado a abandonar el terreno para construir en él, lo hubieran hecho. La asociación de vecinos de Porta recuerda que la empresa no ha solicitado ni dispone de la licencia de obras, y pide al consistorio que recompre la parcela.

El Grupo Municipal del PP en Nou Barris solicitó mediar entre las partes en busca de una solución al conflicto. "Hace más de un año se estuvo a punto de firmar un convenio, en el que el Ayuntamiento medió, por el que los vecinos que actualmente trabajan los huertos se comprometían a abandonar dichos terrenos en el momento en que fueran requeridos por los propietarios para darles un uso. Sin embargo, este convenio finalmente no fue firmado por los propietarios", reveló en octubre.

Asimismo, recuerda que Núñez y su hijo fueron condenados a dos años y dos meses de cárcel por sobornar inspectores de Hacienda, caso por el que ingresaron en prisión el 16 de noviembre, de la que salieron antes de Nochebuena en tercer grado, por lo que actualmente sólo acuden a un centro abierto de Barcelona a dormir. Precisamente, el consejero de Justicia de la Generalitat, Germà Gordó, ha defendido este lunes el tercer grado de los Núñez, pues lo propusieron por unanimidad los "profesionales" de la junta de tratamiento del centro penitenciario.

"Ni el conseller ni el director de Servicios Penitenciarios contradirá nunca a los profesionales", ha argumentado en rueda de prensa al preguntársele por este hecho, después de que Fiscalía recurriese el viernes contra la semilibertad concedida a los dos condenados. Ha añadido que la Conselleria "no tumbará nunca ninguna propuesta de los profesionales, ni en un sentido ni en otro", y ha defendido también el derecho del fiscal a presentar el recurso de acuerdo con sus competencias si lo cree oportuno.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.