Enganchados a la fiesta de la primavera
Dos de los jóvenes invitados disfrutando de la fiesta (Kako Rangel).
Más de 2.000 personas con discapacidad participaron ayer en la XII fiesta de la primavera. «Venían nerviosos en el autobús. Es el día más esperado del año para ellos. Es como un gran cumpleaños. Un día diferente, libre, donde bailan y conocen a otros chicos». Así explica Inés Aguas, monitora de un centro de Pilas, lo que supuso ayer para sus alumnos la XII Fiesta de la Primavera en la que participaron más de 2.000 personas con discapacidad intelectual de 45 centros de la provincia. «Esto es su fiestón, una barra libre de baile y comida. La mayoría tiene un régimen alimenticio», explica José Muñoz, médico de Miraflores donde se celebró el encuentro. La fiesta sirve para sacar a este colectivo de su rutina. «Son muy agradecidos», explica José P. Cuevas, coordinador de los servicios sociales de Diputación, organizadora del evento.