Los sindicatos y los empresarios del sector naval de Vigo acercaron ayer posturas en una jornada con paros pero sin destrozos. La menor tensión facilitó el compromiso de la patronal de convertir 30 contratos en indefinidos. Donde no hubo acuerdo fue en el encadenamiento de contratos por obra, rechazado por los sindicatos y defendido por la patronal. Hoy habrá asambleas en los centros de trabajo. Por su parte, la Xunta denunció el asalto a la Delegación de Vigo ante los juzgados y cifró las pérdidas en 30.000 euros.