Los sindicatos y los empresarios del naval acercaron ayer posturas en una jornada con paros, aunque sin grandes destrozos. Alrededor de media docena de contenedores con neumáticos fueron quemados en la zona de Beiramar, aunque miles de huelguistas permanecieron encerrados toda la mañana en Vulcano. En este ambiente, se ha conseguido el compromiso de que la auxiliar de Nervión, Monesa, convierta 30 contratos en indefinidos. Donde el desacuerdo se mantiene es en el encadenamiento de contratos por obra, rechazado por los sindicatos y defendido por la patronal. A pesar de los avances, mañana se celebrarán asambleas a las 7.00 horas en los centros de trabajo. Por su parte, ayer la Xunta denunció el asalto a la delegación de Vigo ante los juzgados y valoró las pérdidas en 30.000 euros.