Sexta jornada de campaña electoral y cada día está más claro que para algunos -muchos- ésta es la precampaña de las elecciones generales de 2008.

"Conmigo una organización terrorista no se presentará a las elecciones nunca", dijo Mariano Rajoy en Santander, insistiendo en lo que Llamazares llama sus "delirios ilegalizadores".

Rajoy piensa que ilegalizar ANV es la pomada mágica, el ungüento amarillo

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se refirió a esa insistencia del líder del PP en ese asunto y dijo que Rajoy piensa que ilegalizar ANV es "la pomada mágica, el ungüento amarillo".

"¿Cómo se puede resolver el problema de los jóvenes, el de la asistencia a los ancianos o cómo mejorar el transporte público?, el señor Rajoy lo tiene clarísimo: ilegalizando a ANV", ironizó Rubalcaba.

Pero el caso es que el líder del PP sí habla de esas cosas y promete planes integrales de atención a los mayores, pagar 3.000 por nacimiento o adopción, una pensión de jubilación a las amas de casa o impulsar el AVE a Galicia en sus primeros cien días de Gobierno.

Sólo le falta contar cómo piensa empapelar el Palacio de la Moncloa.

Aznar entra en campaña

Un ex inquilino ilustre de ese palacio, José María Aznar, entró ayer en campaña pidiendo a los españoles que protagonicen "un cambio fundamental" para que Rajoy sustituya "al peor presidente de la historia democrática de España", es decir, José Luis Rodríguez Zapatero.

Aznar, en Melilla, se sumaba así a la larga lista de políticos que parecen no haberse leído los decretos de convocatoria de los comicios del 27-M y que sólo han visto la parte en que pone "elecciones", sin apreciar que, a continuación, añade: "municipales y autonómicas".

Las caravanas electorales pasaron ayer por el Congreso y allí Zapatero y Rajoy aprovecharon para decirse cara a cara lo que llevan unos días diciéndose a través de los medios de comunicación, pero, eso sí, sin pedir el voto a nadie.

El presidente del PP insistió en que ETA-Batasuna estará en estas elecciones porque en su opinión Zapatero así lo ha querido
Así, el presidente del PP insistió en que ETA-Batasuna estará en estas elecciones porque en su opinión Zapatero así lo ha querido, mientras que el presidente del Gobierno le pidió a Rajoy que deje de ser "desleal" e "irresponsable".

Metiendo baza

Josep Antoni Durán Lleida, portavoz parlamentario de CiU, intentó meter baza y se ganó las protestas de socialistas y populares cuando dijo como preámbulo a su pregunta al presidente del Gobierno: "mientras se echan recíprocamente las culpas sobre la política antiterrorista...".

Otro que intentó terciar fue el arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, quien pidió a los políticos ante las elecciones "que se miren menos entre sí y que, juntos, miren al pueblo".

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, también estuvo en el Congreso para preguntar a Zapatero por la corrupción urbanística e instarle a que lidere un pacto entre las principales fuerzas políticas que incluya medidas urgentes y ejemplarizantes.

Zapatero le respondió que su Gobierno ha decidido "no mirar para otra parte" y luchar contra ese fenómeno, que consideró "absolutamente intolerable".

Por la mañana en Cáceres, Llamazares había pedido al líder socialista que "no entre al trapo" de las críticas de Rajoy en relación con la política antiterrorista, pero reprochó a ambos por igual que estén planteando estas elecciones "en clave de primarias".

"Le pasará factura"

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, tomó el relevó de Zapatero en el "mitineo" y, desde A Coruña, se mostró convencida de que al PP "le pasará factura" romper el consenso de treinta años en materia de política antiterrorista.

Continúa la precampaña de las elecciones generales.