El nuevo gerente del complejo hospitalario Juan Canalejo, José García Buitrón, anunció ayer que para evitar más colapsos en urgencias se «instaurarán inmediatamente consultas de diagnósticos rápidos».

Lo que se pretende es evitar ingresos innecesarios y esperas demasiado largas y agilizar así el servicio. En los casos en los que el paciente necesita una consulta en profundidad con un especialista, la podrá obtener en un plazo de uno o dos días.

Buitrón también quiere que los especialistas que trabajan en planta asuman como «una prioridad» la asistencia en urgencias. «Tienen que participar con más ahínco y entrega», subrayó.

El plan director, en 2009

Claro que la solución definitiva a los colapsos pasa por la nueva unidad de urgencias, cuya construcción está prevista en la segunda fase del plan director.

Tras afirmar que las obras «tienen que empezar a toda velocidad, el gerente pone su propia fecha de estreno: «Me gustaría que en 2009»