Y otros 130.000 están en riesgo. Un total de 34.000 hogares gallegos padecen una situación de pobreza extrema y las zonas rurales son las que concentran a más familias con apuros económicos. Así lo confirmó ayer la secretaria xeral de Benestar, María Xesús Lago, que recordó que otros 130.000 hogares están cerca de caer en la pobreza por los bajos ingresos que perciben.

Estos datos están recogidos en el estudio A pobreza e a exclusión social en Galicia, en el que se asegura que en la comunidad gallega uno de cada ocho pensionistas es pobre.
Además, el informe detalla que durante el año pasado 1.500 personas acudieron a los 37 centros de alojamiento de la comunidad para solicitar ayuda. El 94% de esos usuarios eran hombres y sufrían algún tipo de adicción o enfermedad. Para solucionar algo esta situación, la consellería de Vicepresidencia se apoyará en la Ley de Dependencia.