Coches en la N-340
Coches en la N-340

NÚRIA TORRES / ACN

El Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica (NAIAS) se celebra en la ciudad estadounidense de Detroit en un ambiente dominado por el optimismo del sector y el creciente peso de las últimas tecnologías en electrónica.

“La apertura de esta muestra marca un nuevo inicio, nuevas posibilidades”, afirmó Bill Ford, presidente del consejo de administración de Ford y bisnieto del fundador de la compañía, poco después de la apertura de la 27 edición de NAIAS.

Otro de los pesos pesados del sector, el italo-canadiense Sergio Marchionne, presidente de Fiat Chrysler Automobiles (FCA), también expresó un claro voto de confianza en la salud de la industria del automóvil, especialmente comparado con la realidad de hace sólo seis años.

“Es indudable que el sector ve 2015 de una forma muy optimista. En el peor caso, es un ambiente estable. Este es un buen salón del automóvil y sin los automóviles que vemos aquí son una indicación, estamos en buena forma. No nos estamos quejando, lo que es inusual, y estamos en una buena forma relativa”, explicó Marchionne.

Mientras General Motors (GM), que a pesar de sufrir en 2014 la llamada a revisión de unos 30 millones de vehículos sólo en Estados Unidos fue capaz de aumentar sus ventas, también expresó su confianza en el futuro inmediato del sector al anunciar que este año presentará una oleada de novedades.

El responsable de desarrollo de productos globales de GM, Mark Reuss, dijo en Detroit que este año el mayor fabricante estadounidense presentará las nuevas generaciones de los Chevrolet Volt, Cruze, Malibu, Camaro y Spark.

En este ambiente, las novedades presentadas son significativas. FCA finalmente presentó su baza para hacer frente en Estados Unidos a marcas de lujo europeas y japonesas, el Alfa Romeo 4C Spider, un cupé descapotable con el que Marchionne quiere empezar a revivir la legendaria marca italiana en Norteamérica.