El hijo de Broseta, asesinado por ETA, recuerda a las víctimas de París y pide no someterse al "terror de la sinrazón"

Pascual Sala defiende una reforma de la Constitución adaptada a los nuevos tiempos y cree que sería "injustificable" no lograr "consenso"
Pablo Broseta en el homenaje a su padre, Manuel Broseta, junto al monolito
Pablo Broseta en el homenaje a su padre, Manuel Broseta, junto al monolito
EUROPA PRESS

El XXIII Homenaje al profesor Manuel Broseta, asesinado por ETA en 1992, se ha solidarizado este jueves con las 17 víctimas de los atentados en París, y en él, su hijo Pablo Broseta ha instado a "aprovechar la especial sensibilidad" ante lo ocurrido para "ser conscientes de esa actitud de repulsa y no someternos al terror y a intolerancia".

Así lo ha expresado a los medios momentos poco antes de la ofrenda floral en la que los asistentes han guardado un minuto de silencio y han depositado rosas y claveles ante el monumento conmemorativo dedicado al docente, una columna idéntica a las del Claustre del edificio histórico de La Nau de la Universitat de València, que se erige en el punto donde fue asesinado hace 23 años cuando se dirigía a impartir una clase en la facultad.

En su discurso Pablo Broseta ha incidido en la importancia de aprovechar la "especial sensibilidad en estos días" para ser "conscientes de lo que significa el chantaje, la amenaza y el terror de la sinrazón" así como para mantener "empatía con las víctimas, con las familias y con sus amigos".

Como presidente de la Asociación de Amigos de la Fundación Manuel Broseta ha apuntado que este aniversario sea "algo diferente a otros" debido a "la barbarie terrorista" y "al asesinato cobarde" de 17 personas en París, que comenzó con el ataque a la revista satírica 'Charlie Hebdo'.

Broseta ha hecho referencia a su condición de cónsul de Francia en Valencia y ha destacado la "especial cercanía" que tiene con los franceses a quienes ha querido mostrar su "cariño y solidaridad".

A su vez ha apuntado que "estos días algunos recuerdan cómo los españoles estamos acostumbrados al terrorismo pero creo que es bueno que ello no signifique que estamos ni vacunados ni anestesiados contra esta lacra" y ha llamado la atención para que "esta forma inhumana absurda y cruel de intentar conseguir objetivos mediante el uso del miedo, del chantaje y de la violencia no nos parezca algo habitual o consustancial a nuestra sociedad tolerante y plural".

Broseta ha confesado que en un día como hoy "son muchos los recuerdos y muchas las emociones" que se agolpan en su interior, y 23 años después de la muerte de su padre, "la tristeza e impotencia, en muchas ocasiones, todavía le siguen aflorando".

De él ha destacado sus facetas como padre, abogado, maestro y político pero sobre todo fue "maestro de ciudadanía" ha subrayado, un concepto en el que ha instado a incluir "a las más de 800 víctimas de ETA que hemos tenido en España".

Asimismo ha confiado en que el recuerdo Manuel Broseta "gran jurista e implicado demócrata sea una motivación para defender valores como la democracia, la tolerancia y el pluralismo" y para defender "la justicia y el derecho" como valores propios de la civilización occidental.

Por último ha agradecido a los presentes su "cariño y compromiso con esos valores" para formar una "sociedad justa" y que como demostró su padre se logra con "educación y cultura".

Entre los asistentes estaban los consellers de Gobernación y Justicia, Luis Santamaría, y el de Economía y Hacienda Juan Carlos Moragues; el líder socialista Ximo Puig; los rectores de la UV, Esteban Morcillo, y de la Politècnica, Francisco Mora; la presidenta del Palau de la Música y concejala de Cultura, Mayrén Beneyto; el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Rafael Aznar; el presidente del Consejo Jurídico Consultivo, Vicente Garrido; o el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Juan Vicente Morata; el expresidente del Tribunal Supremo, del Constitucional y del CGPJ, Pascual Sala, entre otros.

Morcillo también ha tomado la palabra para instar a mantener viva su memoria de modo que sirva de "fuente de inspiración" para universidades sociedad civil. "Su asesinato fue un intento de silenciar una voz que 23 años después continúa levantándose", ha asegurado.

Consenso para reformar la constitución

Por su parte, Pascual Sala, —el primero en dejar unas flores en el monolito dedicado a Broseta—, ha manifestado en declaraciones a los medios la Transición fue una época muy "difícil" y que "hoy día se echa de menos a personas de la valía de Broseta" asesinado por ETA "quizá por contribuir a producir el consenso y la unión suficiente para instaura un régimen democrático y de derecho en España".

"Se echa de menos" personas de su valía, ha asegurado. Así, preguntado por si se mantiene el espíritu de Broseta cuando se plantea una reforma de la Constitución, a modo de 'segunda transición', Sala ha recordado que cuando estaba la Dictadura entrañaba un "riesgo" personal y profesional ir en favor de democracia y en este sentido "hoy es más fácil".

"La Constitución necesita ser reformada después de 36 años" ha defendido. "¿Qué ley hay que no deba ser ajustada a la realidad social de cada momento?", ha argumentado. Sin embargo, ha lamentado que "es difícil conseguir el consenso necesario, y sin consenso no hay posibilidad de adaptación de algunos aspectos de la Constitución a la realidad que hoy impera en España. Para ello sería de una gran valía personas como Broseta", ha asegurado.

"Hoy en día, si no se logra ese consenso habiendo mayores facilidades porque no hay riesgo personal ni profesional, sería injustificable para los ciudadanos", ha advertido. "Espero, como todas las personas que pensamos ordenadamente que habrá el consenso necesario para producir los ajustes que la Constitución necesita en su adaptación a los tiempos que corren", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento